El Cacao

Debido a la implicación de IDEL en el desarrollo de los grupos mas desfavorecidos en América Latina, empezamos hace 5 años a desarrollar estrategias que permitan aumentar la calidad de vida de las personas en áreas rurales, garantizando la sostenibilidad de la frágil biodiversidad presente en uno de los lugares mas fascinantes del Caribe: Bocas del Toro.

Con una convergencia cultural de 5 grupos originarios en la Provincia, el vínculo de unión entre ellos es el tradicional cultivo del cacao, Theobroma cacao. Cada uno de estos grupos, Ngäbe, Buglé, Bri-Bri, Naso y Bokota cultivan tradicionalmente el cacao como insumo alimenticio y como producto agrícola para la venta.

A través de diferentes proyectos realizados por IDEL en la región, hemos podido ser testigos que el cacao es el único producto agrícola de bajo impacto que todavía puede frenar la deforestación actual y conservar la flora y fauna de la mayoría de las áreas donde crece, a través de la implementación de sistemas agroforestales (SAF) que alternan diferentes cultivos.

Los SAF establecidos con cacao, plátano o banano, tubérculos varios (otoe, ñame, yuca,..) y árboles maderables, son una práctica, que con la debida asistencia técnica, puede llegar a ser el gestor de un cambio de transición de cultivos tradicionales a SAF de cobertura boscosa amigables con el ambiente. Esto es debido a que los productores locales pueden obtener ingresos que les permita una seguridad alimenticia (tubérculos), una sostenibilidad económica (theobroma y musáceas) y una fuente de ahorro e insumo para sus fincas (maderables).

En el proyecto Asistencia Técnica para el Manejo de las Fuentes de Agua de la Planta Potabilizadora de Guabito y Almirante, Bocas del Toro (financiado por el BID y gestionado por CONADES – Ministerio de la Presidencia), se ha demostrado como en 3 años y medio, se ha logrado un aumento en la producción por hectárea de cacao en un 200%. Hay que tener en cuenta que en los sistemas establecidos, no habrá una máxima rentabilidad hasta el año 6, por lo que se espera lograr hasta un 400% de aumento de producción de cacao por hectárea.

Igualmente, el bajo acceso de productores a créditos agrarios por la inexistencia de títulos de propiedad o por la alta de informes, planes de finca y otros insumos de papelería, ha llevado al cambio de uso de suelos, de manera paulatina en la región. El el “Informe de causas de deforestación PNUMA-ONU-REDD Panamá” indica que “A pesar que en los últimos años el sector agropecuario ha tenido una disminución en su PIB, la conversión de bosque a actividades agropecuarias no sostenibles, sigue siendo una de las causas de la deforestación en el país”. Para el año 2001 la superficie de pastos tradicionales y mejorados era de 29,061 ha. en Bocas del Toro (2,56% del total del País) y para el año 2010 esta superficie se incrementó a 36,175 ha. (2,82% del total del País (Contraloría General de la República).

El carbono capturado por los árboles establecidos en los SAF es una importante fuente de mitigación del cambio climático, por lo que cualquier proyecto dirigido a dar sostenibilidad en áreas de alta importancia ecológica para el mundo, como lo es el Corredor Biológico Mesoamericano.

Proyectos dirigidos a mejorar la calidad de vida e ingreso por parte de los productores locales (en su mayoría grupos originarios), conllevan una preservación de la biodiversidad, mitigación al cambio climático por aumento de cobertura boscosa, deforestación evitada, sostenibilidad económica para los productores en la base de la pirámide y una iniciativa para apoyar las personas mas necesitadas.

Visitar la galería de fotos de "El Cacao"